¿Te gusta tener perros? Quizá esté escrito en tus genes

Los perros fueron el primer animal domesticado y, según la evidencia arqueológica, han tenido una relación cercana con los humanos durante al menos 15,000 años.

Hoy en día, los perros son mascotas comunes en nuestra sociedad y se han relacionado con un mayor bienestar y mejores resultados de salud en sus dueños. Un perro en la familia durante la infancia está asociado con tener uno en la vida adulta. Los factores subyacentes detrás de esta asociación podrían estar relacionados con experiencias o influencias genéticas.


El objetivo de un estudio realizado en la Universidad de Uppsala en Suecia fue investigar la heredabilidad de la propiedad de perros en una gran muestra de gemelos, incluidos todos los gemelos del Registro Sueco de Gemelos nacidos entre 1926 y 1996 y vivos en 2006.


Para este estudio se realizó un modelo de ecuación estructural para estimar los efectos genéticos aditivos (la heredabilidad), los efectos ambientales comunes / compartidos y los efectos ambientales únicos / no compartidos.

Los investigadores encontraron que los factores genéticos aditivos contribuyeron en gran medida a la propiedad del perro, con una heredabilidad estimada del 57% para las mujeres y del 51% para los hombres.

El efecto de los factores ambientales compartidos solo se observó en la edad adulta temprana.En conclusión, se mostró una fuerte contribución genética a la tenencia de perros en la edad adulta en un gran estudio de gemelos y se pueden observar dos implicaciones principales de este hallazgo:

1. La variación genética puede haber contribuido a nuestra capacidad para domesticar perros y otros animales.


2. Los posibles efectos pleiotrópicos ( Cuando un gen afecta a más de un carácter del fenotipo) de la variación genética que afectan la propiedad de perros deben considerarse en los estudios que analizan los impactos en la salud de la propiedad de perros .


Para mas información: https://www.nature.com/articles/s41598-019-44083-9